La transformación de Backus puede revolucionar la cultura empresarial del Perú

La fusión de SAB Miller, dueña de Backus, con AB Inbev en 2016 traerá consigo un cambio cultural importante en la cervecera peruana y una forma de trabajar poco común en el Perú que si demuestra ser exitosa debería propagarse en el país.

Carlos Brito, CEO de AB Inbev, destaca 4 rasgos fundamentales de esta cultura que, paradójicamente, parecen tener sentido común, pero no se encuentran tanto en las empresas peruanas:

  1. Meritocracia: Ascender al ejecutivo con mejor desempeño y mayor potencial de crecimiento suena obvio pero puede ser difícil en la práctica. Entre Juan, ejecutivo de desempeño medio con 20 años de antigüedad en la empresa y María, considerada como estrella, pero con solo 2 años en la compañía, una empresa típica favorecerá a Juan. En AB Inbev, María ascenderá.
  2. ‘Ownership’: Encargar un proyecto a un empleado diciéndole “ese es tu proyecto, te damos plena autonomía, es tu responsabilidad volverlo un éxito” no es común en una empresa de cultura paternalista a pesar de ser tremendamente motivador.
  3. Franqueza: El ‘feedback’ en el grupo cervecero belgo-brasileño es frecuente y constructivo pero directo y hasta duro cuando es necesario. ¿Qué tan frecuente y directo es el feedback en el mundo corporativo peruano?
  4. Informalidad: Carlos Brito es el CEO de un grupo facturando más de 65,000 millones de dólares pero no tiene carro de empresa, ni chofer, ni oficina propia. Sorprendente, ¿cierto?

Aunque cueste años de trabajo y la salida de varias personas de Backus, esta nueva cultural empresarial será una realidad en una de las empresas más grandes y conocidas del Perú. Cuando se le pregunta a Carlos Brito si aplicar una cultura empresarial radicalmente distinta a la cultura nacional puede ser contraproductivo, su respuesta es inequívoca: “La cultura de un país es una cosa que no cambia. Pero otra cosa es la cultura de una empresa. En AB Inbev, no flexibilizamos la cultura de empresa en ningún país, pues sería el inicio del final.”

Viendo los niveles de rentabilidad estratosféricos que AB Inbev ha sostenido globalmente durante los últimos años, es probable que la transformación de Backus sea un éxito y por consecuencia atraiga la atención de numerosos ejecutivos, académicos y consultores. Se planteará entonces la pregunta siguiente: ¿Las empresas peruanas deberían remplazar su cultura paternalista por una más participativa, donde se respira meritocracia, ‘ownership’, franqueza e informalidad? Anticipo debates muy animados sobre la cultura empresarial peruana…


Si te gustó el artículo, compártelo con tu red de contactos y escribe tus comentarios más abajo por favor. ¡Gracias!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s