Derrota de Uber en China: Lecciones para el empresario peruano

Uber, taxi-app global y la start-up más valiosa del mundo, acaba de vender su operación china a Didi Chuxing, su rival local. Después de colosales pérdidas acumuladas desde el inicio de sus operaciones en China en 2010, tratando de ganar la preferencia de los taxistas y pasajeros chinos, el gigante norteamericano llegó a la conclusión que no podía contra su principal competidor oriental.

Destacaría dos lecciones de esta noticia para el empresario peruano.

Primero, Silicon Valley ya no es la única ni tal vez la principal referencia mundial para el comercio móvil. El éxito de Didi se suma a otros como el de WeChat en el campo de la mensajería instantánea. Sin regulación favorable ni bloqueo de la competencia por las autoridades, WeChat se impuso en China ante nada menos que Whatspapp, el líder mundial, gracias a la muy hábil integración de juegos e e-pagos, entre otros. El resultado genera envidia por todos lados: ¡un tercio del tiempo de conexión móvil de los usuarios chinos! En un momento donde en Perú se busca difundir el e-commerce y en particular el e-pago, WeChat puede ser una referencia para nuestro país. Más de la mitad de los usuarios han vinculado sus tarjetas bancarias a la aplicación y la usan para pagar consumos diarios. Este logro tuvo lugar en condiciones sociales y económicas sorprendentemente similares a las que encontramos en el Perú: sociedad desconfiada y PIB per cápita (a valores de paridad de poder adquisitivo) alrededor de USD 13,000.

Otra lección ilustrada por la victoria de Didi es que un producto respondiendo exactamente a la demanda local puede imponerse ante cualquier otro global. Didi logró una mejor integración con las redes sociales locales y pudo así captar más taxistas a su aplicación. En la India, Hike está compitiendo codo a codo con Whatsapp gracias a buenas adaptaciones a las especificidades del mercado local, por ejemplo el envío de un SMS a un interlocutor que no tiene smartphone o conexión a Internet. Cinepapaya, app peruana que vende tickets de cine por dispositivos móviles, ha logrado imponerse en su país de nacimiento pero es un caso aislado todavía en el Perú. No perdamos de vista la regla de oro del comercio: conoce a tu cliente. El peruano tiene necesidades y preferencias propias que una aplicación desarrollada por locales y para locales puede atender mejor que cualquier otra y porque no, ser también referencia global.


Si te gustó el artículo, compártelo en las redes sociales y escribe tus comentarios más abajo por favor. ¡Gracias!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s