¿La empatía natural de los peruanos va en contra de su desarrollo empresarial?

“El corazón lo reservo para mi familia, el cerebro […] lo utilizo en los negocios” dijo el brillante actor Bruce McGill en la película “Cinderella Man”. Qué contraste con otra frase que escuche de un empresario peruano, presionado por sus socios para vender un negocio en perdida desde hace años: “Esta empresa es miembro de la familia, a un hijo enfermo no se le abandona”.

Sin promover extremos, pienso que los dueños y gerentes de empresas peruanas ganarían en ser ‘un poco más Cinderella Man’ en sus decisiones estratégicas. El “no” es componente indispensable de cualquier estrategia que se respeta. Un plan sin “no” explícito a un nuevo sector, a la continuidad de un negocio o al desarrollo de un nuevo canal de venta por ejemplo, es en el mejor de los casos incompleto. El no decir que “no” lleva a situaciones tóxicas como negocios ‘zombie’ que distraen sin generar valor, servicios que generan más complejidad que rentabilidad o personas cuya permanencia en la empresa deja pensar que la mediocridad es tolerada.

No nos olvidemos que a un negocio que no calce en un grupo empresarial particular le puede ir mejor en otro donde se generen sinergias o inclusive solo, creando valor para todos. Del mismo modo, si un ejecutivo no se desempeña satisfactoriamente a pesar de todos los intentos, lo mejor – tanto socialmente como económicamente – será invertir en su reubicación y remplazo, en vez de aceptar su mediocridad. ¿Preferiría trabajar en una organización que retiene o que reubica a su personal inepto?

La economía peruana no solo pide grandes decisiones empresariales, también las invita. Se acabó el ciclo durante el cual el alto crecimiento podía esconder fallas importantes y postergar decisiones difíciles. Seguimos gozando del libre mercado donde inversionistas y ejecutivos privados podemos alocar nuestros recursos como bien nos parezca. Aprovechemos esta libertad y no dejemos que nosotros mismos, por empatía desmesurada o ‘corazón’, limitemos los cambios necesarios para nuestro progreso.


Si te gustó el artículo, compártelo con tu red de contactos y escribe tus comentarios más abajo por favor. ¡Gracias!

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s