¿Lindley logrará desarrollar el retail de conveniencia con su formato Tambo+?

La reciente apertura por Lindley de su primera tienda de conveniencia Tambo+ podría ser el inicio de un cambio significativo en la distribución peruana. La oportunidad está: las grandes superficies no logran desplazar a las bodegas y el ‘retail’ de conveniencia es incipiente si nos comparamos con países vecinos como Brasil o Colombia. Para Lindley, dominar este sector significa no solo ingresos adicionales, sino también un freno al poder de negociación de las grandes superficies.

Dos obstáculos podrían hacer la diferencia entre el éxito y el fracaso de Tambo+. Todo dependerá de cómo Lindley logre alinear los intereses de los ‘stakeholders’ claves.

El primer obstáculo es la informalidad del competidor principal: la bodega. ¿Cómo generar un margen de ganancia aceptable si los competidores más cercanos no pagan impuestos ni derechos laborales? Un aliado potencial en este campo es la Sunat, que desesperadamente está intentado aumentar la recaudación del canal tradicional. Mientras más se fortalezcan formatos formales como Tambo+, más impuestos entrarán en las cajas del fisco para el beneficio de todos los peruanos y la Sunat podría usar este argumento para otorgarles un estatus especial. Otro aliado es el bodeguero mismo. ¿No habría bodeguero dispuesto a abandonar parte de su independencia a cambio de un ingreso estable de Tambo+ y seguridad social para él y su familia? ¿Incorporar al bodeguero del barrio no sería la mejor forma de crear la cercanía con el consumidor que pretende ofrecer Tambo+?

El segundo obstáculo es la posible resistencia de otras empresas de consumo masivo: 19 grandes empresas –Lindley incluida– crearon hace unos años una asociación cuya iniciativa principal es el fortalecimiento de la bodega, su canal de distribución principal. Que Lindley se lance por su cuenta con un formato que compite con la bodega no será del gusto de todos, salvo que Tambo+ sea visto como la solución en vez de la competencia. Esta posibilidad es real: las coordinaciones entre los 19 asociados para fortalecer la bodega avanzan a paso lento y una alternativa más rápida podría ser que las empresas de consumo masivo se junten a la cadena Tambo+.

Una vez más, la colaboración entre grupos de interés privados y públicos es clave en una iniciativa que contribuirá con el desarrollo del país. ¡Buena suerte, Lindley!

[Publicado en El Comercio – Día 1 – el 20 de abril 2015]


Si te gustó el artículo, compártelo con tu red de contactos y escribe tus comentarios más abajo por favor. ¡Gracias!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s